Directorio de Franquicias

Flecha  VISITE
Banner
&
ASPECTOS IMPORTANTES DEL CONTRATO DE FRANQUICIA A FALTA DE LEY ESPECIAL
funcionamiento

 

Por Víctor Fernández

Director del Departamento de Franquicias

CENTRAL LAW/Costa Rica

Costa Rica

 

 

Una norma legal de la legislación más avanzada de Latino América (LA MEXICANA), refiriéndose al modelo comercial de la Franquicia, establece que: “existirá Franquicia cuando con la licencia de uso de una marca se transmitan conocimientos técnicos o se proporcione asistencia técnica, para que la persona a quien se le concede, pueda producir o vender bienes o prestar servicios de manera uniforme y con los métodos operativos, comerciales y administrativos establecidos por el titular de la marca, tendientes a mantener la calidad, prestigio e imagen de los productos o servicio a los que ésta distingue.”

Parece ser que esta simple norma legal sintetiza y abarca todo lo que implica, en forma práctica, el otorgamiento de una Franquicia. Además, establece también dicha legislación  textualmente: “quien conceda una franquicia, deberá proporcionar a quien se la pretende conceder, previamente a la celebración del convenio respectivo, la información relativa sobre el estado que guarda su empresa, en los términos que establezca el reglamento de esta ley”.

La falta de veracidad en la información a que se refiere el párrafo anterior dará derecho al franquiciatario, además de exigir la nulidad del contrato, a demandar el pago de los daños y perjuicios que se le hayan ocasionado por el incumplimiento.

Esta simple, pero muy clara y de fácil entendimiento, norma legal es por la cual se regula y define legalmente el modelo comercial de Franquicia en México -como lo comenté la legislación más avanzada en  Latinoamérica en lo que concierne-. 

 

PERO… ¿COMO REGULAMOS EN NUESTRO PAÍS  ESTA IMPORTANTE Y CADA VEZ MÁS ACOGIDA FIGURA DE COMERCIALIZACIÓN, SI NO TENEMOS UNA NORMATIVA ESPECÍFICA QUE LA REGULE?  

En nuestro sistema normativo, no existe norma legal específica que regule este modelo de negocios, por lo que el mismo es regulado, por normas supletorias contenidas en varios cuerpos normativos, teniendo como columna vertebral EL CONTRATO DE FRANQUICIA, el cual es el instrumento legal que tutela la relación entre Franquiciante y Franquiciatario y el cual será ley entre las partes.

El Franquiciatario tendrá la obligación de someterse a cada una de las obligaciones que le dicte EL CONTRATO DE FRANQUICIA, así  como también se le deberán respetar los derechos adquiridos por virtud del mismo. Debe además guardarse durante su vigencia, y, una vez terminado éste, LA CONFIDENCIALIDAD SOBRE LA INFORMACIÓN Y CONOCIMIENTOS QUE HAYA ADQUIRIDO, que sean propiedad del franquiciante, así como de las operaciones y actividades celebradas al amparo de dicho contrato.

El franquiciante y el franquiciatario no podrán dar por terminado o rescindido unilateralmente el contrato, salvo que el mismo se haya pactado por tiempo indefinido, o bien, exista una causa justa para ello. Para que el franquiciatario o el franquiciante puedan dar por terminado anticipadamente el contrato, ya sea que esto suceda por mutuo acuerdo o por rescisión, deberán ajustarse a las causas y procedimientos convenidos en el contrato.

En caso de violaciones a lo dispuesto en los párrafos precedentes, la terminación anticipada que hagan el franquiciante o franquiciatario dará lugar al pago de las penas convencionales que se hubieran pactado en el contrato, o en su lugar, a las indemnizaciones por los daños y perjuicios causados.

Estos simples pero muy puntuales aspectos, son la mayoría de las constantes consultas que me realizan sobre los alcances de dicho contrato, el cual, junto con otros elementos anexos conforman la denominada CARPETA LEGAL O MARCO JURÍDICO QUE SERÁ LA HERRAMIENTA QUE REGIRÁ EN ADELANTE LA RELACIÓN CONTRACTUAL FRANQUICIANTE- FRANQUICIATARIO.

Debe quedar entonces muy claro, que en Costa Rica, a falta de legislación específica en el tema de FRANQUICIAS, EL CONTRATO DE FRANQUICIA, deberá ser elaborado por un experto conocedor, que no deje por fuera ninguna de las cláusulas esenciales al buen funcionamiento de este modelo de negocio y que garanticen la seguridad de las partes, repetimos, teniendo presente, que este contrato será LEY ENTRE FRANQUICIANTE Y FRAQUICIATARIO.

 

 
&